¿Qué es la FQ?


La Fibrosis Quística es una enfermedad hereditaria, genética, no contagiosa, que se transmite de padres a hijos y se manifiesta desde el momento del nacimiento. Esta condición congénita altera el funcionamiento normal de las glándulas secretoras del cuerpo, es decir, las que se encargan de producir sustancias delgadas y acuosas que se deslizan con facilidad a través de tubos pequeños como los conductos que se dirigen a la piel (sudor) o a los intestinos (jugos digestivos).

En los pacientes con Fibrosis Quística, las glándulas producen un material espeso y pegajoso que va tapando los conductos de algunos órganos, con mayor frecuencia los pulmones en el sistema respiratorio y el páncreas e intestino en el sistema digestivo; sin embargo, también puede alterar el funcionamiento de otros órganos. El moco espeso que se genera, se acumula y da paso a la formación de cultivos de gérmenes que causan infecciones de difícil erradicación.

Como es una enfermedad que afecta varios sistemas del cuerpo, el manejo debe ser realizado por un equipo que cuente con diferentes profesionales como pediatra, neumólogo, gastroenterólogo, nutricionista, sicología, terapia respiratoria, entre otro. Hasta el momento no existe cura para la enfermedad, por lo tanto el propósito del tratamiento es ayudar al niño a llevar una vida lo más normal posible y demorar la progresión del deterioro.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Tos crónica que se acompaña de flema espesa.
  • Respiración agitada.
  • Infecciones respiratorias a repetición.
  • Retardo en el crecimiento y poca ganancia de peso.
  • Piel salada.
  • Diarrea acompañada de grasa.


¿Cómo se origina la FQ?


como_se_transmite_la_FQ

La Fibrosis Quística es una enfermedad que se hereda de los padres de forma autosómica recesiva, es decir, cada padre es un portador sano del gen defectuoso y para que una persona tenga Fibrosis Quística es indispensable que ambos padres pasen a su hijo la copia del gen alterado. Por ello, en cada embarazo de padres portadores existe un 25% de probabilidad de que el hijo tenga Fibrosis Quística, un 50% de que sea portador y un 25 % de que no tenga el gen defectuoso, esta proporción se da en cada embarazo. Por ser una enfermedad hereditaria empieza desde la concepción (se nace con la enfermedad).

Colaboración de Alejandra Saldarriaga Angel, Médica y residente de Pediatría de la Universidad de Antioquia.




¿Qué órganos afecta la FQ?





Información educativa