Deporte

El ejercicio físico en las personas con fibrosis quística es fundamental para mejorar  la eficiencia respiratoria y  la tolerancia al ejercicio, pero previo a cualquier intervención de rutina es necesario, asistir a una consulta con un terapeuta o un profesional en el área, ya que esta persona le puede asignar una rutina de ejercicios que se pueda adecuar a la necesidad de cada paciente.

Una de las mejores formas de empezar con una rutina de ejercicio físico en la F.Q, es la combinación de ejercicio aeróbico y muscular (bicicleta, correr, nadar, pesas livianas), pero cabe aclarar que esas rutinas se asignan  dependiendo del  tiempo  de  la persona,  la ocupación, edad y motivación, además debe ser progresivo y continuo, pero acomodándose a las necesidades y preferencias del paciente, porque la idea de la rutina es que la persona tenga una mejor adherencia al tratamiento.

La mayoría de las personas que tienen Fibrosis Quística pueden soportar una rutina de ejercicios de 20 a 30 minutos, en intensidad moderada es decir, 60 y 80 % frecuencia cardiaca, las personas con enfermedades pulmonares pueden requerir etapas de descanso o pueden suministrar oxigeno durante el entrenamiento; las rutinas de ejercicio pueden variar según el estado o las condiciones físicas en las que esta la persona ya que pueden tener crisis pulmonares y en ese tiempo se debe disminuir la intensidad del ejercicio, cabe aclarar que  en los  momentos en  los  que  se hacen  están  rutinas  las  personas  deben  consumir más líquidos que le aporten hidratación además de mantener una alimentación adecuada a su ritmo de vida.

Una idea de entrenamiento

Las rutinas de ejercicio tanta para los adultos como para los niños constan de 3 aspectos relevantes para tener en cuenta a la hora del entrenamiento:

 Calentamiento: es la preparación del cuerpo para la rutina, consta de una activación para entrar en calor de 10-15 minutos.

Parte principal: que puede incluir ejercicios de fuerza y resistencia durante  unos 20-30 minutos a una intensidad media alta.

Ejercicios de resistencia: Se desarrolla mediante ejercicios físicos en cinta, bicicleta estática o elíptica, fuera del gimnasio puede trabajar la capacidad aeróbica (correr a ritmo constante) y anaeróbica (subir y bajar rampas y escaleras).

Ejercicios de fuerza: esta rutina es por medio del uso de las mancuernas, bandas elásticas tratando de ejercitar todos los músculos y especialmente en el pectoral mayor.

Estiramiento: 10 minutos para devolver el cuerpo a su estado natural de activación; esta etapa se desarrolla mediante secciones de estiramiento que incluya ejercicios para prevenir lesiones y de relajación.